miércoles, 26 de octubre de 2011

Hoy me siento solo

Anoche sentí la necesidad de escribir este pequeño texto que habla de soledad y que refleja, con su dosis de creación literaria, un estado de ánimo.
Yo tengo el privilegio de poder elegir esa soledad. Que quienes no puedan hacerlo, se sientan comprendidos a través de estas sinceras palabras mías.

Hoy mis ojos son mar azotado por la tempestad de la soledad. Su agua se desborda por la playa de mis mejillas.
Sí, hoy me siento solo.
He llegado, como casi cada día, de la ONCE y al abrir la puerta de casa no he tenido que decir "¿Qué tal la tarde? ¿Cómo ha ido?" Porque nadie me habría respondido.
He abierto la puerta de casa y he percibido el olor a tortilla de patata recién hecha, pero quien la hizo ya no estaba.
He abierto la puerta de casa y no he oído la tele puesta porque quienes la ponían estos días ya no estaban..
Cenaré solo, recogeré la ropa que durante este tiempo me recogían y mañana me pondré la que esa misma persona, mi madre, me colocó. Y tendré que volver a ser yo otra vez el que limpie los zapatos. Y tendré que volver a escanear las cartas y tendré que retomar la costumbre de pasear solo, de regresar de la ONCE solo en Metro, porque mi padre ya no irá a buscarme, y tantos otros detalles pequeños pero que hacen que la vida sea plena.
Hoy estoy solo otra vez. Mis padres se han marchado. Cómo decirles que hemos estado bien juntos, que aunque sienta la certeza de que debo volar solo, les necesito y valoro.
Es verdad, sé que mi destino y bien son vivir solo, que en menos de un mes nos encontraremos de nuevo, pero ¡hoy me siento solo!
Y eso que sí, lo sé, no debo hacerlo porque ellos siguen ahí, porque tengo la suerte de contar con buena gente que quiere, le apetece, estar a mi lado, pero...
Gracias por escuchar este grito mío que es gratitud y nostalgia.
Buenas noches

6 comentarios:

Piedad dijo...

Hola, Alberto.
Ellos volverán... y volverás a tener su compañía, a oír la tele y a respirar esa aroma... ¡Qué buena la tortilla de patatas...!
Yo no estoy sola pero sí siento esa nostalgia cuando entro de la calle porque mi madre se fue para no volver y, aunque ella no podía hacerme nada, el vacío que me dejó no me lo llena nadie...

Saludos.

MOMENTOS dijo...

Como echamos de menos cuando se van los que nos hacen la vida fácil, pero tu escrito denota gratitud y eso te hace grande. Un beso

Anónimo dijo...

Eres un privilegiado de poder tener la compañía de tus padres, que te mimen y te hagan la vida más fácil y cómoda durante el tiempo que estén contigo. Aunque ahora te quedes solo sabes que volverán y te cenaras con ellos otra vez esa rica tortilla de patata y alguna que otra cosilla de la huerta eh?. Seguro que ellos también se sienten solos pero todo no es eterno, cada uno tiene que volver a su nido, a su casa, a sus temas aunque no apetezca mucho. Sabes? Yo también cene tortilla el miércoles Coincidencia, esta me la tuve que hacer yo pero estaba muy buena.
Besos Alberto que eres grande.

CS

Ana Gutiérrez dijo...

Querido Alberto:

Hay siempre una frase que escribes al final de tus correos: "Uno no está solo cuando elige estarlo. La verdadera soledad estriba en no poder elegir.Siempre adelante". Que tu corazón de gracias, a pesar de todo, por poder elegir cuando estar solo y cuando no. Ah, y no te SIENTAS nunca solo: somos muchos los que te queremos y contamos contigo.

Un abrazo entrañable

Ana

Rosa Sánchez dijo...

Estimado Alberto:
Muy emotiva esta entrada. Puede que al llegar a casa eches de menos esas presencias que tanto valoras, pero seguro que te ayuda a superarlo el saberte libre e independiente, el tener un trabajo donde te realizas y te relacionas, el haber hecho realidad esa frase que dice que el querer es poder.
Un abrazo y buen fin de semana.

Alberto dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras que diluyen ese sentimiento de soledad y lo transforman en compañía llena de afectos.

Un beso para todas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...